loader image

Un sueño seguido de una acción – ElPropósito3 min read

Cuando las acciones determinan el destino de lo que queremos

Photo by Linus Mimietz on Unsplash

He escrito en varias ocasiones sobre la importancia que le debemos dar a nuestro tiempo. A la calidad de relaciones que deseamos y debemos tener, también he escrito mucho sobre nuestro propósito en este mundo. También he escrito alrededor de la fuerza de voluntad, la disciplina, el carácter, la ansiedad, en fin, he tratado de escribir de muchos temas que giran alrededor de algo súper importante y hoy me he dado cuenta que casi siempre lo que trato es de escribir alrededor de la acción. Qué nos hace falta para decidirnos y accionar?. 

Las ideas se quedan y quedarán en la mente para siempre. Desde el abrazo que no dimos, la palabra que no dijimos, la llamada que evitamos, la inversión que no nos atrevimos a hacer, la decisión que nunca tomamos; lo deseemos o no, considero que la vida se compone de tiempo, recursos y decisiones; el mismo ciclo de vida de una empresa y su estrategia contiene esos tres grandes ingredientes y los seres humanos también dependemos de ellos.

El tiempo es nuestra mayor medida de avance para todo lo que nos proponemos o nos propongamos. Los recursos al final del día siempre son y serán limitados, independientemente de dimensión que queramos analizar (financieros, humanos, etc) y por último sin ser menos importante: DECISIONES. 

Una manera poderosa de aprovechar el tiempo es tomando decisiones con los recursos que tenemos a la mano. Difícilmente tendremos todo el tiempo del mundo para hacer realidad nuestros sueños, de la misma manera, no tendremos todos los recursos que desearíamos tener, por lo tanto, la gran restricción de la cual podemos apalancarnos es la de nuestras propias decisiones. 

Qué se requiere para tomar decisiones?. Precisamente es lo que me apasiona escribir: 1. Conoce tu propósito de vida. 2. Toma decisiones en sintonía a tu propósito de vida. La plataforma sobre la cual se cimienta nuestro propósito son nuestros valores; son ellos en conjunto con nuestro propósito los que alimentan cualquier misión en la que nos embarquemos o cualquier visión a la que queramos llegar. Las decisiones no llegan solas, no forman parte del mundo de las ideas. Las decisiones son producto terminado, son el ouput principal de nuestro cerebro cuando concluye y dice: Te toca decidir. 

Cuál sería esa decisión que mañana te pondría a caminar en sintonía a tu propósito de vida?

Fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

P.D. Lamento que estas últimas dos semanas no hayan VELAS. La VELA es mi segunda palanca, representa lo que alguien ya ha hecho y que empuja mi barco. El REMO son todas aquellas acciones que están en mi campo de acción y que me ayudan (al igual que la VELA) a alcanzar mis objetivos. En esta ocasión han sido (gracias a Dios) más REMOS los que han empujado mi vida. Eso no quiere decir que no siga Viendo algo, Escuchando algo, Leyendo algo o Aprendiendo algo. Particularmente en aprendizajes se viene un tema de idiomas que me tiene muy entusiasmado 🙂

Author: Rodrigo Baccaro

Share your thoughts