De líder a líderes – ElPropósito

¿Cuál es el cambio más radical en este siglo respecto al liderazgo?

Photo by Margarida CSilva on Unsplash

Como Coach de Equipos en empresas, veo cómo el papel del liderazgo en un equipo tiene diferentes facetas, actores y resultados. La forma en la que los equipos se autogestionan durante la resolución de un desafío, contiene una dosis de conciencia sobre el rol de un liderazgo más trascendental, rotativo y con características superiores a las de un liderazgo monolítico. Te invito a seguir leyendo para que descubras qué está sucediendo con el rol del líder y hacia dónde va.

El papel y el desarrollo del líder ha estado centrado en una persona, asimismo, mucho se ha escrito sobre el líder como catalizador para inspirar, guiar y más concretamente sobre cómo a través de su propio autoconocimiento, su empatía hacia los demás, su habilidad para relacionarse y su visión estratégica (o capacidad para poder ver “todas las piezas en movimiento”) lo pueden llevar a estar en otro nivel de liderazgo y ser un gestor del cambio.

Sin embargo, la visión del liderazgo centrado en una persona está cambiando y cambiará por completo. Los desafíos a los que nos enfrentamos son cada vez más complejos y el saber guiar o inspirar a los demás para que puedan proveer una solución a dichos desafíos será solo una pieza más del rompecabezas. El reto está consistiendo en formar ó desarrollar equipos líderes que sumen todas las capacidades para sinergizar y generar soluciones innovadoras y a una velocidad mayor, es decir, pasar de líder a líderes.

Pasar de líder a líderes requiere entre otras cosas, confianza y tiempo. Un equipo líder donde todos sus miembros se sienten identificados con una serie de valores y caminan motivados hacia un destino común (mientras van resolviendo desafíos), pasará por muchas tormentas de confianza y estarán siempre tentados a regresar a la visión tribal. Una visión donde el jefe de la tribu o el líder es quien provee todas las soluciones.

Asimismo, para lograr esa identidad única de equipo líder se requiere tiempo. Es esta la razón por la cual la preparación y la conciencia sobre la necesidad de encontrar nuevas formas para hacer frente a los desafíos del presente siglo, debe empezar hoy y una de ellas es pasando de líder a líderes. Cambiar de una visión única a una visión más amplia o de equipo que contenga nuevas y distintas estrategias, planes y objetivos es la nueva forma de gestionar.

Finalmente, los resultados de un liderazgo más participativo, rotativo y permeado en todo un equipo son evidentes. Un equipo líder resolviendo todo tipo de desafíos generará más allá de las sinergias, un efecto multiplicador hacia otros grupos o sistemas que aparentemente continúan gestionados por un liderazgo único, asimismo, la velocidad de entrega lo pondrá a la altura de las circunstancias y la explotación de su inteligencia colectiva será la fuente inagotable de creatividad, innovación y propuestas.

¿Qué tanta confianza en tu liderazgo estás dispuesto a colocar en tus equipos? ¿Cómo sería si hoy tuvieras la humildad de reconocer que tu equipo posee una inteligencia superior para resolver cualquier desafío? ¿Qué características ves en un equipo líder? ¿Cómo cambiará tu visión respecto a cada miembro de tus equipos? ¿Cómo serán los siguientes programas de formación de liderazgo?

Un fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

P.D. La VELA de esta semana es:

  • Qué estuve Viendo: ¿Por qué me vigilan, si no soy nadie?. Este es un TedTalk compartido por mi papá esta semana y me llamó mucho la atención. He sido un entusiasta de todo lo que tiene que ver con bases de datos, análisis, predicciones y toma de decisiones; sin embargo, es una realidad que toda la data que se genera en nuestros teléfonos, computadoras, etc. va a parar a algún lugar y sirve de algo para alguien, claramente ese alguien no soy yo ó no he sido yo hasta el momento. Te invito a que lo veas, tiene un par de ejemplos muy buenos que te pueden hasta preocupar.
  • Qué estuve Escuchando: The three horizons of growth. Un podcast de Mckinsey sobre un modelo de innovación que ha dominado durante mucho tiempo la estrategia y la innovación. Quise regresar a comprender de qué se trata y contrastarlo con los nuevos modelos de innovación que se están proponiendo.
  • Qué estuve Leyendo: Teaching By Heart. Mi primer libro del año y empiezo por uno bueno. Gran autor, profesor de Harvard por muchos años proveyendo sus mayores aprendizajes sobre su práctica como catedrático en una de las más prestigiosas universidades del mundo. Cualquiera que esté dando clases o desee hacerlo debería leer este libro.
  • Qué estuve Aprendiendo: Green Bond Transparency Platform. Creada por el BID como una torre de control sobre las inversiones en bonos verdes que permitirán que América Latina obtenga los recursos para hacer frente al cambio climático. Esta plataforma me gustó mucho dado que la transparencia y el acceso a información sobre qué está sucediendo en nuestros países respecto a este tema es poca o nula.

Los dos caminos para convertirse en un líder

Ser un mal jefe siempre será el camino más fácil

Photo by Quino Al on Unsplash

Mi vida laboral ha estado marcada por líderes que han reconocido mi potencial y me han ayudado/acompañado a desarrollarlo al máximo para ponerlo al servicio de los demás; me han inspirado a perseguir mis sueños (a sabiendas de que me puedo ir) y por último, a hacerme sentir profundamente valorado. Sin embargo, también he tenido la dicha de colaborar con personas que han hecho todo lo contrario; (digo dicha porque aún en las peores circunstancias, siempre he sacado un aprendizaje, especialmente el del líder que NO quiero ser).

Ser un buen líder ó un mal líder creo que es un antagonismo; o se es líder o no se es líder, cualquier otra definición entra dentro de jefe, capataz, etc. Definir las características/competencias/habilidades de un líder ha sido una tarea a la que muchas personas e instituciones se han dedicado exhaustivamente, especialmente en estos tiempos donde se requiere que quienes están a la cabeza de una empresa o equipo, puedan aprovechar y exponenciar el potencial de las personas.

Sin ser exhaustivo y tomando en consideración la frase con la que empecé este post, voy a tratar de describir algunas cualidades que considero deben estar presentes en un líder. Lo complicado del liderazgo empieza en aprender cosas nuevas, en desarrollar la autoconciencia, cambiar y desarrollar hábitos y comportamientos, ser consciente de las propias creencias, pensar en los demás y por los demás, vivir guiado por valores básicos y sobre todo, un desapego total del ego. Dicho esto, la pregunta que se me viene a la mente es: ¿Para qué desarrollar todo esto?

Los seres humanos en lo más profundo de nuestro ser, valoramos todo aquello que nos da bienestar y muchas veces se resume en felicidad y paz. Todo aquello que perturbe o vaya en contra de ayudar a una persona a sentirse en paz y feliz va en detrimento de sus emociones y puede desencadenarse en una espiral negativa que tarde o temprano tiene sus consecuencias. Una de las tantas tareas de un líder consiste en ayudar o acompañar a una persona o equipo en esa línea.

El grado de complejidad y responsabilidad que exige estar a la altura de un líder va dando la respuesta de la ley del mínimo esfuerzo cuando se trata de pasar de jefe a líder. El estatus quo siempre será la vía más fácil, practicar valores como la escucha, la empatía, el hacer sentir seguras a las personas del valor de su trabajo y de su aporte, saber leer las emociones de los demás, etc. significará salir de la zona de confort y ser vulnerables cuando se trata de convertirse en un líder.

Querer mantener el control, cultivar una cultura de terror, hacer sentir mal a los demás, mantener una eterna disconformidad en cualquier entregable, pasar por alto el sentimiento o el malestar de una persona o equipo siempre será la vía más fácil. Escuchar, delegar, confiar en el potencial de las personas, permitir que haya espacios para equivocarse, aceptar la retroalimentación, ayudar a desarrollar el potencial de los demás, etc. siempre será la vía más dura y difíficil, sin embargo, es la que hoy por hoy nos permitirá seguir escalando los picos más altos o navegar en las aguas tan turbulentas a las que nos estamos enfrentando.

Finalmente, los resultados obtenidos en cualquiera de los dos escenarios anteriores (el fácil o el difícil) son los mismos. Sin embargo, cuando se logra todo mediante la vía del líder se toma en cuenta a las personas y se llega a un punto de no retorno cuando se es consciente que los resultados en este camino son sostenibles en el largo plazo y siempre terminan con un final feliz.

Un fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

P.D. La VELA de esta semana es:

  • Viendo: The power of Prototypes. Ejemplo que brindé a mis alumnos de Gestión de Proyectos sobre el poder de los prototipos y hoy más que nunca en entornos ágiles esta es una gran herramienta que permite generar resultados en corto tiempo.
  • Escuchando: La verdadera relación entre la edad y las oportunidades de éxito. Gran podcast sobre cómo a lo largo de nuestra vida aumentan las probabilidades de tener mayores oportunidades de éxito.
  • Leyendo: Cantar de Roldan. Gran obra, épica e histórica; la primera vez que la leí fue hace aproximadamente unos 20 años. Destaco varias frases: “El acuerdo no es válido si no hay confianza”, “La valentía con sensatez no es necedad y vale más mesura que locura”.
  • Aprendiendo: How to Lead a High Performing Team. Soy Coach de Equipos y este es un artículo que recomiendo leer sobre cómo liderar equipos de alto desempeño en una organización

Soft Skills vs Hard Skills

Qué tan Soft es lo Soft y qué tan Hard es lo Hard

Image by Gerd Altmann from Pixabay 

En un gran almuerzo con mi círculo más cercano de amigos conversábamos sobre varios temas con mucha intensidad, profundidad, reflexión y carcajadas (como normalmente sucede). Una de las tantas preguntas que surgió fue más o menos así: “Qué tan soft es lo soft y qué tan hard es lo hard” en referencia a las habilidades blandas y duras que un líder debe tener y cultivar constantemente.

Generalmente “Hard Skills” o habilidades duras, se refiere a las habilidades técnicas de una profesión y las habilidades blandas o “Soft Skills” a aquellas habilidades menos tangibles pero que también tienen una relación e impacto (hoy más que nunca) en un líder. Nuevamente, no es un tema de ó es una ó es la otra como escribí en un post anterior, se trata de que ambas se complementen y equilibren.

Según la RAE la definición de duro es: “Que se resiste a ser labrado, rayado, comprimido o desfigurado, que no se presta a recibir nueva forma o lo dificulta mucho”; en contraste con blando que lo define como “suave, benigno, apacible”. Según HBR habilidades duras son aquellas de tipo agresividad, seguimiento y velocidad y las blandas de tipo creatividad, habilidades de escucha y habilidades de equipo.

Es muy clara la tendencia a enfocarse más en un tipo de habilidades que en otras. Por ejemplo, hay una tendencia natural a ponderar más el talento de una persona que su capacidad de persistencia para alcanzar un objetivo. El poder del equilibrio entre lo hard y los soft es exceder el resultado. Por lo tanto, si alguien es muy talentoso y de forma natural se le da una de las dos clasificaciones, qué necesita para cultivar la otra parte?.

La reflexión entre uso de la palabra soft y hard para el contenido de ambas clasificaciones va más allá del llegar a dominarlas, es poder ser conscientes de su complementariedad, el uso dependiendo las circunstancias y del aprendizaje y desarrollo constante de ambas. Por ejemplo, qué tan soft o blando puede ser: Aprender a escuchar activamente a otra persona, ser empático, comunicarse asertivamente, estar presente en una conversación, etc.

Por el contrario, habiendo estudiado un MBA, años después reflexiono, qué tan hard puede ser: (e.g.) aprender a hacer un análisis financiero, una planificación financiera, un análisis estratégico, los principios de contabilidad, etc. Aclaro que estoy a favor de encontrar un equilibrio entre ambos temas pero sobre todo a reflexionar sobre el concepto de “hard” y “soft”.

Finalmente, creo y considero que ambas clasificaciones tienen un punto común: El propósito del objetivo y el uso de las habilidades en función del logro de ese objetivo. Mientras se hace aquello que tiene un propósito las dos clasificaciones desaparecen. Una persona enfocada en la tarea, en su objetivo, en su visión y con una razón muy profunda del para qué lo está haciendo encontrará y desarrollará todas aquellas habilidades que le permitan alcanzar y superar sus anhelos. En el camino descubrirá que las dos son igual de importantes y que de la mano de ambas, garantizará siempre el largo plazo de todo lo que se proponga.

Feliz semana y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

P.D.: Algunos recursos para profundizar más en el tema: