ElPropósito. El hábito olvidado por el líder

¿Cómo sería tu vida si a partir de hoy tuvieras este hábito?

Photo by Alfons Morales on Unsplash

Quienes me conocen saben de mi afición a lectura. En varias ocasiones he escrito sobre la importancia de este poderoso hábito y una sección de mi blog está dedicada a la lectura, asimismo, este año dio inicio para mí con un gran objetivo: Leer un libro semanalmente. En consecuencia, habiendo una frase de Harry Truman tan poderosa “Not all readers are leaders but all leaders are readers” decidí dedicar este blog a un hábito que considero “el hábito olvidado”, te invito a seguir leyendo.

Hablamos y escuchamos de liderazgo en cada rincón del planeta. Una de las tantas razones es que en definitiva, estamos necesitados y urgidos de iniciativas transformadoras que nos permitan ya sea mantenernos a flote, salir de las crisis o en el mejor de los casos, liberar todas las capacidades físicas e intelectuales de las personas, una organización y/o de un país. Dicha necesidad sin lugar a dudas requiere liderazgo, compromiso y dedicación en todos los niveles. Sin embargo, en esa plática de liderazgo damos por hecho un hábito: La lectura.

La lectura es un universo infinito como infinita es la imaginación del ser humano, asimismo, es y será siempre atemporal. La necesidad de encontrar respuestas, el proceso de seleccionar un tema, y tratar de encontrar la máxima concentración para extraer todo el conocimiento, es y seguirá siendo el mismo. Vivimos momentos donde hoy más que nunca requerimos encontrar y enfocar una visión que nos permita darle sentido a todas las actividades que hacemos pero sobre todo, encontrar respuestas que nos permitan accionar eficientemente.

En la era de la hiperinformación se necesita criterio. Es un hecho la sobresaturación de información. Antes el mito era “ser hábil y capaz de tomar decisiones en ambientes con información incompleta” sin embargo, hoy es un hecho que los ambientes actuales están sobresaturados de información por lo que ya no es un mito sino una realidad el “ser hábil y capaz de tomar decisiones en ambientes desbordados de información”.

Así las cosas, es imperativo el pensamiento crítico y desarrollar el criterio sobre qué lectura puede brindarnos un concepto y una idea para seguir adelante en ese proceso de encontrar soluciones y direccionar los recursos. El liderazgo en todo su espectro busca encontrar soluciones y respuestas que permitan salir de situaciones complejas que requieren soluciones inmediatas o bien, en el mejor de los casos, poder anticipar y/o construir el futuro de una forma equilibrada.

En el mundo de la volatilidad se necesita concentración. Leer brinda la gran oportunidad de conducirnos por caminos de atención profunda; esto ya es una forma de meditación de la cual hoy más que nunca están comprobados sus beneficios y, si todo se resume a un consumo de energía, es hermoso poder visualizar una lectura a la cual le podemos invertir determinado tiempo y obtendremos el máximo rendimiento.

La lectura aunque sea el hábito olvidado, está de moda. Tiene las respuestas que estamos buscando, lleva implícito la oportunidad de brindarnos cualquier proceso creativo, asimismo, la oportunidad de desarrollar la empatía, comunicarnos mejor, pensar con visión y en el mejor de los casos, encontrar un propósito.

¿Qué fue lo último que leíste?

Un fuerte abrazo y siempre mis mejores deseos,

Rodrigo Baccaro

La VELA de esta semana es:

  • Qué estuve Viendo: Qué ocurre en nuestro cerebro cuando nos enamoramos. Destaco: La sed y el hambre tienen la misma ruta primitiva que el amor en el cerebro, donde la dopamina juega un mismo rol.
  • Qué estuve Escuchando: Suma contra gentiles de Santo Tomás de Aquino. Destaco: La importancia de las Razones demostrativas y la resolución de las objeciones contra la verdad.
  • Qué estuve Leyendo: El manantial. Ayn Rand con “La rebelión del Atlas” fue una gran recomendación de una amiga. En su momento (como siempre) estaba desbordado de otros libros y siempre dejé de lado sus libros, en esta ocasión tuve la oportunidad de tener en mis manos este poderoso libro. Este ya forma parte de los libros “obligatorios” que todo ser humano debe leer en algún momento de su vida, ojalá lo hubiera podido leer a mis 15 años, sin embargo, todo pasa por algo.
  • Qué estuve Aprendiendo: El arte de manejar las emociones. Destaco una pregunta poderosa “Hábleme de un momento donde usted se superó e incluso le sorprendió lo bien que lo hizo”. Lo destaco porque nos coloca en una posición de mucha inspiración y las posibilidades de construir a partir de ese punto son infinitas.

¿Cuál es el poder que hay en la lectura?

Un hábito sencillo, fácil de aplicar y con el mayor retorno a nuestra vida

Photo by Raj Eiamworakul on Unsplash

Este domingo finalizaré un segundo libro de Joël Dicker; hacía mucho tiempo no sentía esa sensación de estar atrapado por buen par de novelas. A diferencia de otros años donde mi lectura fue mucho más planificada, este año decidí duplicar el número de libros a leer y sobre todo dejarme llevar por mi instinto a la hora de escoger los títulos.

Las ideas emergen de muchas maneras, formas y en distintos momentos a lo largo del día y de nuestras vidas. Asimismo, pienso que el mundo que vivimos cada vez nos nos obliga a encontrar nuevos caminos que nos permitan adaptarnos y evolucionar para sobrevivir, sin embargo, lo que realmente anhelamos es poder vivir una vida con propósito, en paz, tranquilidad, armonía y felicidad.

La lectura es una fuente en la que abundan las ideas, la creatividad y formas innovadoras de las que podemos sacar provecho para vivir una vida en armonía. El poder de la lectura es cultivar hábitos tan importantes como la disciplina, la paciencia, el espíritu creativo (del que escribe Daniel Goleman y recomiendo leer), dejar volar nuestra imaginación y finalmente, aplicar el conocimiento en nuestro día a día.

El mundo necesita líderes comprometidos, movidos por valores, propósitos y objetivos que nos encaminen a vivir en sociedades prósperas, libres y en armonía con la naturaleza y el universo. Otro poder de la lectura es que gran parte de la información que necesitamos para construir la vida que anhelamos ya está escrita, la otra parte que queda, es nuestra responsabilidad idearla, llevarla a la práctica, escribirla y ponerla al servicio de los demás, como lo hacen todos los autores.

Feliz semana y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

P.D. Comparto algunas preguntas para reflexionar y si me quieres enviar las respuestas estaré muy agradecido, puedes responder en este post o escribirme a [email protected]:

  1. ¿Cuál fue el último libro que leíste y no lo podías dejar ni un segundo?
  2. ¿Cómo contribuye la lectura en tu vida?
  3. ¿Qué libro me recomiendas leer?, aún me faltan muchos para este año 🙂
  4. ¿Qué se necesita para que leamos más?
  5. ¿Cuál es la principal barrera que sientes para leer?
  6. ¿Crees que la lectura es un buen recurso para liderar?

El ser humano del siglo XXI que aun vive en la jungla

¿Salir de ella, aprender a vivir o qué hay más allá de la jungla?

Photo by Fancycrave.com from Pexels

El mundo en el que vivimos y sus oportunidades son dos recursos infinitamente grandes y están siempre a nuestro favor. El tipo de energía que utilizamos mientras transitamos la vida, marca la diferencia entre sacar ventaja o simplemente desaprovecharlos.

Leyendo Principles de Ray Dalio hubo una frase que me marcó: “Imagina que para tener una gran vida tienes que atravesar una jungla peligrosa. Puedes estar seguro donde estés y tener una vida normal, o puedes arriesgarte a cruzar la jungla para tener una vida maravillosa. ¿Cómo abordarías esa elección?”.

Pude darme cuenta que la vida que atravesamos a pesar de la tecnología, las grandes ciudades, medios de transporte, etc. sigue siendo como vivir en la jungla. Nos toca aprender a vivir y sortear todo tipo de obstáculos: La incertidumbre y la complejidad de los mercados globales, la política interna y externa de nuestros países, la inestabilidad laboral, etc. Al igual que en la jungla, con todo tipo de recursos pero a la vez todo tipo de peligros. ¿Oportunidades u Obstáculos?

Algunos recursos que a lo largo de mi vida he incorporado, puesto en práctica y que ahora soy consciente que son mi principal fuente de energía son:

  • Brújula/Norte: Por muy densa que sea selva y la vegetación, por muy poco que salga el sol y no haya hacia donde divisar, siempre hay un Norte en esta tierra y la brújula o el GPS que marca nuestro rumbo lo llevamos dentro.
  • Aspiraciones/Objetivos: ¿Queremos salir de la jungla? ¿Aprender a vivir en ella? ¿Conocer qué hay más allá de la jungla?. Probablemente haya más junglas y más obstáculos (u oportunidades). Quedarse estancado creo que no es una opción y no está en la naturaleza del ser humano.
  • Pasión/Perseverancia: Una vez hecha nuestra elección de explorar la jungla, la pasión y la perseverancia son los dos recursos que más allá de nuestro talento, son la fuente inagotable de energía y positivismo que podemos tener. Recomiendo el libro GRIT de Angela Duckworth… al final del día, la perseverancia es una de las tantas claves.
  • Calidad de Relaciones: Esto incluye a mi familia y amigos. Mis grandes ideas, planes y elecciones he tratado de compartirlas con ellos, teniendo la humildad para saber aceptar sus observaciones y recomendaciones manteniendo la perspectiva del dicho que “el feedback es un regalo”. Es cruzar la jungla la empresa en la que estoy, la probabilidad de que alguno de mis amigos o familiares ya haya estado en una situación parecida es del 99% y es la misma probabilidad la de recibir el mejor consejo y de manera gratuita que permitan afinar aun mas mi rumbo.

¿Cómo es tu jungla? ¿Cuántas has llegado a explorar? ¿Sientes que vives en una? ¿Qué estrategias has aprendido para aprovechar las oportunidades que te ha presentado a lo largo de tu vida? ¿En qué has convertido tus junglas?

Un fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

P.D.: El libro que estaré leyendo esta semana y te invito a que me acompañes es: La auténtica felicidad de Martin SeligmanL

Nuestro potencial es una cosa. Lo que hacemos con ello es otra muy distinta.

Angela Duckworth. Libro GRIT