Lo imperfecto también es amigo de lo bueno

¿Sabes qué es lo más importante del proceso de toma de decisiones?

Image by Arek Socha from Pixabay

Buscando en el disco duro de mi memoria, es poco lo que necesito retroceder para darme cuenta el cambio (que creo) que he logrado desde lo perfecto hacia aceptar las imperfecciones. Fui un amigo insaciable de la perfección y los detalles, quizás lo sigo siendo pero con otro enfoque; uno más humano, más sensible e igual de bueno que me permite tomar decisiones y seguir para adelante. Te invito a seguir leyendo para que descubras qué fue lo que hice.

¿Cuántas veces has escuchado la frase (atribuida a Voltaire) “Lo perfecto es enemigo de lo bueno”?. Nuestra capacidad de toma de decisiones está sujeta a los modelos mentales que hemos formado y que tienen que ver con cosas que hemos hecho y de alguna manera han tenido un efecto en nosotros. Asimismo, otra condicionante muy profunda, arraigada y que tiene una relación directa en la toma de decisiones son las propias creencias.

Los pensamientos recurrentes se alimentan de los modelos mentales (causa y efecto) y de las creencias (que en su gran mayoría nos limitan), llevándonos a un punto donde sabemos qué hacer pero no sabemos cómo, la llamada “parálisis por análisis”. La falta de decisiones genera estrés, hace que fácilmente se pierda el norte y se gasten energías vitales que serán necesarias en la ejecución de los planes. Por el contrario, la toma de decisiones oportuna clarifica el rumbo, aumenta la sensación de logro/bienestar y nos provee estrategias para alcanzar las metas.

En la zona de confort lo perfecto es enemigo de lo bueno. Afuera de la zona de confort aceptar lo imperfecto es un primer paso y una gran estrategia de éxito para aumentar la probabilidad de llegar a la meta o quizás de encontrar una nueva forma de vivir. Otro gran paso es ser conscientes y aceptar los momentos donde los detalles no son importantes, donde lo imperfecto es mejor que no tener nada; y finalmente, aprender que la vida es un camino lleno de pequeñas victorias y no una y tan solo una única carrera perfecta.

Las decisiones marcan hitos en nuestra vida. Aquellas que van acompañadas de un plan, valores y tienen un propósito tendrán una cuota extra de seguridad, valentía y firmeza. Un líder se atreve a salir de su zona de confort porque confía que sus decisiones están sostenidas en esos pilares, sabe que tiene una brújula que lo guiará en su camino para saber que está haciendo lo correcto, y que su mayor aprendizaje vendrá de cuestionar sus modelos mentales y sus creencias limitantes.

Un fuerte abrazo y feliz semana,

Rodrigo Baccaro

P.D. Esta semana estuve dando clases en la maestría en Dirección y Gestión de Proyectos en la Universidad Del Valle de Guatemala. Agradezco de corazón a todos los alumnos por las lecciones y aprendizajes que me brindaron, pero sobre todo, admiro su liderazgo, su capacidad de salir de la zona de confort y brillar. Siempre mis mejores deseos.

¿Cuál es el mejor camino para tomar una decisión?

Cómo tomar decisiones importantes y ¿para qué? (2 min de lectura)

Photo by Vladislav Babienko on Unsplash

La fotografía anterior me recuerda un fragmento de la novela de Lewis Carrol, Alicia en el país de las maravillas: “Alicia prosiguió: ¿te importaría decirme, por favor, qué camino debo tomar desde aquí? –Eso depende en gran medida de adónde quieres ir, -dijo el Gato. –¡No me importa mucho adónde…! –dijo Alicia. –Entonces, da igual la dirección –dijo el Gato. Añadiendo: ¡Cualquiera que tomes está bien…!”

Llegan momentos en los que pareciera que obligatoriamente tuviéramos que tomar una decisión importante y algunas preguntas que emergen en estas circunstancias son del tipo: ¿Cómo tomarla? ¿bajo qué criterios? ¿cómo manejar la incertidumbre? ¿cuál será el resultado? ¿En quién me puedo apoyar?. La buena noticia es que las respuestas siempre han estado y están dentro de nosotros.

Un primer paso es ser consciente que por muy retadora que sea la decisión o la situación hay elementos de la misma que están a nuestro favor y son la oportunidad para el cambio. Por ejemplo: ¿Qué me llevó a estar en este punto de mi vida? ¿Qué cambiaría a partir de hoy y empezaría a hacer de manera distinta?. Una decisión importante requerirá priorizar y concentrar nuestras energías en lo “verdaderamente importante”, en esa búsqueda de un resultado que será el pago de hacer algo en línea con nuestros valores y propósitos.

Un siguiente paso es encontrar el sentido de la decisión. Por ejemplo ¿cuál va a ser la guía de mi siguiente decisión importante? ¿Cuál es el resultado que espero? ¿Cómo recordaré lo que sí quiero y lo que no quiero?. En el fragmento que cito sobre el cuento de Alicia, es claro que falta el para qué de la decisión. ¿Cuántas veces falta el para qué del camino? falta ese “..hacia dónde quiero ir”.

Lo paradójico es que sabiendo hacia dónde queremos ir, transitaremos un camino que conlleve incertidumbre, inconformidad, cansancio, disgustos, desaciertos, etc. Sin embargo, parte de “disfrutar el camino” es aprender las lecciones del mismo, ¿qué de esto que he vivido me ha servido para llegar hasta aquí?. Porque en el fondo de nuestro corazón sabemos que una vez alcanzada la meta la recompensa será muy alta.

Por lo tanto, si las respuestas están en nosotros y encontramos el sentido de la decisión: ¿Qué hace falta para tomar la decisión?.

Siempre lo mejor y que tengas un poderoso lunes,

Rodrigo Baccaro

P.D. Algunas recomendaciones para esta semana:

  • Artículo: The Power of Hidden Teams, HBR. De lo mejor que he leído en mi vida
  • Libro: Daring Greatly, Brene Brown. Una gran escritora que he descubierto y ahora voy por su segundo libro.
  • Video: Nacidos para correr. Ted Talk. De Christopher McDougall, una de las mejores conferencias que he visto sobre deporte específicamente sobre correr, vale la pena verlo.

Si te gustó, dale compartir 🙂