loader image

Palabras y actos – ElPropósito3 min read

Cuando las palabras tienen un propósito se convierten en hechos

Photo by Sincerely Media on Unsplash

La credibilidad viene de la mano de hacer lo que se dice y de decir las cosas con coherencia, es decir, con un propósito firme. Por ejemplo, cuando una organización promueve entre sus colaboradores una serie de valores y objetivos a alcanzar, busca que todos de alguna manera compartan el sentimiento de trabajar y luchar por alcanzar las metas; poder convencerse plenamente de hacer sin esperar (iniciativa) o de responsabilizarse por el logro e inspirar a los demás (liderazgo) va de la mano con el gran hábito de predicar con el ejemplo. Los resultados se dan en aquellos que se atreven a hacer siempre todo por lo que se comprometieron.

Sin lugar a dudas los hechos hablan por las palabras; los hechos hablan por las personas y de las personas; son un resultado vivo que es imposible tratar de ocultar u opacar, por lo tanto, cuáles son los elementos para hacer lo que dijimos que vamos a hacer?. El domingo pasado hablé de la escucha, sin lugar a dudas el saber escuchar se convierte en un elemento fundamental del hacer y, más allá de simplemente callar, se trata de escuchar a nuestra voz interior, aquella que siempre dice “esto es lo correcto que debes estar haciendo” (que generalmente se traduce en un valor que nos habla al oido, porque lo llevamos dentro). El siguiente paso después de escuchar, es atreverse a dar el primer paso. 

Un primer paso puede ser un gran desafío para alguien mientras que para otra persona puede significar un acto mundano. Por lo tanto, respetarnos a nosotros mismos independientemente del paso que vamos a dar es fundamental para iniciar ese viaje con determinación; llegado a este punto pienso que hacer lo que digo que vay a hacer es realmente un hábito. Uno puede verlo todos los días en muchas personas que son ejemplo digno de este hábito, organizaciones que cumplen con disciplina lo que anhelan y ejecutan sus planes de forma constante y confiadamente. Conclusión: no es un hábito sencillo.

Entonces, qué hace que sea complejo hacer lo que decimos?. Por un lado es el liderazgo el motor que hace volar este gran hábito, asismimo, para volar un avión se necesita una brújula y eso lo provee el propósito, asimismo, se necesita una conducta proficiente en el piloto y eso lo dan los valores. Con liderazgo, propósito y valores claros una persona u organización generalmente puede construir un hábito tan importante como el de “hacer lo que dice que va a hacer”, de la misma manera, será evidente y muy sencillo distinguir a alguien que generalmente cumple lo que promete si somos capaces de distinguir dichas cualidades tan arraigadas en su manera de ser y estar en este mundo. 

El mayor costo de cualquier resultado es el de la inacción. El mejor beneficio será entonces el de dar pasos, a veces se necesita arrancar (es mi caso particular), en el camino ir haciendo los ajustes pertinentes, aprendiendo de los aciertos y desaciertos, confiando y reinventando cada paso. En el camino es posible encontrar detractores de todo tipo, la clave está en saber y tener presente que los hechos hablan siempre por las palabras. Qué dicen tus hechos acerca de tí?

Fuerte abrazo y siempre lo mejor, 

Rodrigo Baccaro

P.D.Sobre la VELA de esta semana he estado inmerso en el libro: La conquista de América contada para escépticos

Author: rodadmin

Share your thoughts