loader image

La esperanza de algo mejor – El Propósito3 min read

Cómo he podido confiar en que lo mejor está por venir

Photo by Drew Beamer on Unsplash

Las dificultades más grandes son aquella que nos desafían abiertamente y de una forma muy personal. Una situación que realmente nos haga salir de nuestra zona de confort conlleva una serie de variable que podemos detectar tempranamente para entrenarlas progresivamente y saber cómo salir adelante, por ejemplo el manejo del riesgo. Sin embargo, qué hacer cuando nos desborda un tema y simplemente no existe una estrategia sòlida para seguir adelante. Aquí cuento la mía.

Hoy es un día muy especial en mi hogar, celebramos el bautizo de nuestro tercer hijo, Gabriel y su inicio en la fe cristiana. Para llegar a este día han pasado muchas experiencias en nuestra casa, especialmente todas y cada una de las que han sucedido desde la pérdida de nuestro hijo amado Juan Diego. Pensar en llegar a este momento solo ha sido fruto de la esperanza y la fe en que siempre hay algo mejor por venir a nuestras vidas.

Este post no se trata de una estrategia paso a paso de qué hacer cuando se pierde un hijo. Sin embargo, contiene la esencia de una situación muy difícil para mí y para mi familia; justo en las pruebas más difíciles de la vida es donde no se cree que existe un mañana y que la vida nos tiene guardados muchos buenos momentos para vivir. COVID-19 por ejemplo no es la excepción; hace un año estábamos encerrados y con muy poca información sobre qué iba a pasar. Jamás imaginamos estar hoy un año después buscando cómo salir adelante

Las pruebas más duras existen, son reales y muchas de ellas no son creadas o diseñadas para hacernos un daño. Al contrario, contienen un propósito fundamental y son las mayores fuentes de aprendizajes y estrategias para aprender, para ser mejores ciudadanos y sobre todo, para recordarnos cómo tener los pies sobre la tierra, siempre. Una situación por muy difícil que esta pueda ser representa la mayor oportunidad para desarrollar el ejercito de neuronas creativas que poseemos.

Confiar en un futuro mejor es complicado, confiar en construir un mejor mañana también es arriesgado; confiar y tener fe que lo mejor está por venir puede llegar a ser algo completamente soñador o poco creíble. Sin embargo, la esencia de la estrategia es la disciplina de su ejecución, asimismo, cuando ésta se ejecuta realmente lo que se lleva a cabo es la visión futura de un plan, es el paso a paso de lo que debemos hacer para conseguir determinado punto. Es decir, ejecutamos algo que inicialmente era un sueño y que ahora se está convirtiendo en realidad, por lo tanto, a qué le apostamos? a una esperanza de un mejor mañana.

Fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

Author: Rodrigo Baccaro

1 Comment

Join the discussion and tell us your opinion.

Victor Vargasreply
15 de junio de 2021 at 06:14

Excelente
Nos ayuda a reflexionar en la vida y saber que si nos podemos levantar de nuevo con una actitud positiva y con la ayuda de Dios

Leave a reply