¡Feliz Navidad!

Hoy escribo para dar las gracias y reflexionar sobre la vida.

Quiero empezar dando las gracias a todos los que semanalmente leen lo que escribo. Gracias por sus respuestas, consejos, sugerencias y sobre todo, gracias por esas buenas energías, desde mi corazón: ¡Feliz Navidad!.

Hoy es un día especial, hoy celebramos La Navidad; una celebración de vida, de amor, esperanza y Fe. Asimismo, se acerca el fin de un año y el inicio de uno nuevo. Momentos ideales para hacer una parada en el camino y reflexionar.

Reflexiones que pueden ir encaminadas a una forma de ser y estar en el mundo mucho más clara, más humilde, más humana, más profunda. A acercarnos a vivir lo que verdaderamente importa, a disfrutar cada segundo de vida, a disfrutar los instantes compartidos en familia a como dice el tango: “sentir, que es un soplo la vida, que veinte años no es nada, que febril la mirada”.

Hoy es un día para estar dispuestos a compartir, escuchar, estar presentes y agradecer. Cuatro elementos que se resumen en dar, y que pueden ayudarnos a disfrutar todos los detalles que rodean este día y todos los días de nuestras vidas.

  • Compartir: Tiempo y presencia, lejos de los celulares, el internet y de toda distracción. Estar cerca de nuestra familia o nuestro círculo más cercano, abrazarlos y sentir el cariño, el afecto y el amor.
  • Escuchar: (parafraseando a Epicteto) para darnos cuenta que tenemos dos orejas y una boca, para escuchar el doble de lo que hablamos.
  • Estar presentes: Para saber que eso es lo único que cuenta y que podemos controlar; la vida que ya vivimos no volverá y la vida que no hemos vivido solo debe procurarnos esperanza.
  • Agradecer: Por la vida, la familia, la salud, los amigos. Agradecer por todo, absolutamente todo lo que haya llegado a nuestras vidas, que de alguna manera, es y será una bendición permanente, un recuerdo, una lección y tiene un propósito.

Que Dios los bendiga y que esta sea una Feliz Navidad.

Un fuerte abrazo,

Rodrigo

¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

Pedro Calderón de la Barca