El poder del enfoque – ElPropósito

6 min lectura

La llegada de nuestro hijo Gabriel y una lección de vida que aprendí

Gracias Javi por la foto :). Adri, Gabriel, Rodrigo Jr. y yo

Este va a ser un post especial, familiar, extremadamente personal y quizás un poco largo; así que gracias por quedarte hasta este punto ó gracias de corazón por leerlo; espero compartir algo que te permita, sin pasar por lo que pasamos, ser una mejor persona después de leerlo. Este viaje empieza en diciembre de 2018 después de quince días de vida terrenal cuando Juan Diego (nuestro segundo hijo) partió de esta tierra. JD dejó una huella imborrable en mi corazón y en nuestro corazón; especialmente en el de mi esposa y en el de toda la familia y amigos.

Muchas cosas han pasado en más de un año que partiò JD, enumerarlas es casi imposible y difícil de contar en un solo post. Quizás uno de los temas más trascendentales fue dar siquiera el siguiente paso; cuál paso? hacia dónde? cómo darlo? cómo recobrar fuerzas? cómo sobrellevar el pesar, el luto? simplemente IMPOSIBLE. Es imposible recobrar fuerzas sin revivir todo, es imposible volver a confiar, es imposible confiar en que se es capaz de seguir adelante en la vida.

No existe una estrategia, un camino, consejo que pueda dar el bálsamo que se requiere para los peores momentos de la vida, especialmente cuando se pierde un ser amado, deseado, querido y eternamente soñado. En ese infinito mar de turbulencia, de tormenta y de desasosiego (estando adentro de ese IMPOSIBLE) un algo, un no se cómo describirlo emerge: Una oración, un abrazo familiar, una amistad, un hombro a hombro con mi esposa, todos ellos representando el salvavidas tan necesario.

Y luego cuando se piensa que ya no hay energías, que ya no existe solución y que la vida puede ser tan bella y a la vez tan dura, cruel y despiadada; resurgen la esperanza, la confianza y sobre todo la Fe. Cosas (razones) del corazón que como decía Descartes “la razón no entiende”. Surge un doctor que a escondidas le colocó una pulsera a JD en su piernita (porque era extremadamente pequeña su muñeca) para que se fuera de este mundo con ella puesta, nos regala una a mi esposa y a mí, el se queda una y ahora esas pulseras nos conectan a todos. Surge un Coach que me inspira y me regala la oportunidad de prepararme para hacer un Ironman y honrar la memoria de mi hijo Juan Diego. Surgen una batería de doctores/psicólogos/coaches y amigos que nos brindan todo su apoyo incondicional para seguir y salir adelante.

Surgen tantas y tantas personas que quizás antes no las miraba, pero ahora se que siempre estuvieron ahí, siempre nos buscaron y siempre tuvieron a la mano un salvavidas para tirarlo en el mejor momento de la tempestad. Surge un amigo que ya había aprendido a nadar con atunes y me enseña cómo hacerlo; surge un amigo que todos los días tiene la dicha de volar y estar cerca de Dios y de de JD y brindarme una llamada para recordarme que en algún momento del día estuvo pensando en mí y en nosotros.

Surge la familia que no solo son y fueron el salvavidas, sino el barco que nos llevó a puerto. Y de un momento a otro, surge mi esposa, que quien al igual que yo, en su corazón roto y sus pensamientos igual o peor de resquebrajados, me dice un día “estamos nuevamente esperando”. Y, como la mente es infinita, así de infinitos fueron mis pensamientos, de todo tipo y a toda hora y aquí viene la lección de mi vida.

Durante estos casi nueve meses, una mente que en treinta y siente años ha querido ser y hacer mil cosas a la vez, por fin aprendió a concentrarse en una y tan solo una tarea: Gabriel. Desde niño he sido inquieto y nunca he gozado (hasta ahora) de la tranquilidad que significa enfocarse en un resultado y dejar de lado el resto de cosas que anhelo o deseo. Esta vez quise hacer cosas distintas a las que hacía mientras se dieron los acontecimientos de Juan Diego y una de ellas fue aprender a enfocarme (llegados a este punto aclaro y debo recordar que mi hijo JD nació prematuro y partió a los 15 días de nacer; siendo esos 15 días los peores de mi vida y donde todo tipo de cosas sucedieron en mi mente).

Uno puede tener una vida planificada, mil cosas por hacer y otras mil por lograr hasta que todo se borra de un plumazo. Hoy reconozco que no se debe llegar a un punto tan extremo como el que nosotros vivimos para poder reconocer el poder del enfoque. El enfoque permite gozar más, llena y desborda de alegría, proporciona mucha más energía y felicidad en ese resultado que se espera. Sin lugar a dudas, vivimos desenfocados, con mil cosas por querer y por lograr cuando realmente todo y en la mayoría de los casos se resume a una y tan solo una cosa que al final se termina haciendo siempre bien, cuál es la tuya en este momento? la mía estos ocho meses fue Gabriel. Ahora sí puedo decir: Qué sigue?.

Cuántas veces por querer abarcar demasiado se aprieta poco como dice el refrán, cuántas veces por querer alcanzar tanto se alcanza poco o menos que nada?. Este principio del enfoque pasa a ser ya uno de los pilares fundamentales de mi vida y es por eso que quise escribir un poco al respecto, quizás más adelante en otro post escriba con más detalle cómo lo apliqué y cómo lo voy a seguir aplicando el resto de mi vida. Por ejemplo, mi plan anual posiblemente lo escribiré esta semana (no lo escribí en diciembre como normalmente suelo hacerlo precisamente porque estaba enfocado en Gabriel). Por lo tanto, cuál será el enfoque que le daré? a qué objetivo le voy a apuntar más que a nada? Es una gran reponsabilidad y de lo que estoy seguro es del aumento de las probabilidades de éxito.

Seguiré con más detalles más adelante, por el momento debo dejar de escribir porque Gabriel me espera y me esperan también mi hijo Rodrigo y mi amada esposa, Adriana, a quien en este día de la mujer le dedico este post. Se lo dedico por la lección de vida que sé que juntos aprendimos sin haberlo conversado o planificado, sé que surgió de manera natural el aprender a enfocarnos y fruto de ese enfoque hoy tenemos a Gabriel. Gracias mi princesa hermosa, sin tu esfuerzo, dedicación y esmero nada de todo lo que hoy estamos viviendo sería posible. Te lo dedico por el amor que te tengo y porque sé que en nuestro hogar todos los días son el día de la mujer.

A tí lector, gracias por leer este post. Gracias a todos los que de alguna manera compartieron/se inspiraron/inspiraron a alguien más con el post que escribí sobre mi hijo Juan Diego. Gracias a todos los que nos acompañaron todo este tiempo y a quienes compartieron su dolor y sus alegrías con nosotros. Desde ya les puedo decir que todos forman parte de mi familia y que espero con el paso de mis años, seguir aportando en sus mentes y en sus corazones con lo que soy, lo que deseo ser y el legado que sigo construyendo y deseo dejar.

Un fuerte abrazo y siempre lo mejor,

Rodrigo Baccaro

PD. La VELA de esta semana es:

  • Qué estuve Viendo: Ernesto Sábato: su concepción del arte (1990). El túnel fue una gran obra, no recuerdo cuando la leí, quizás por allá cuando rondaba los 15 años y, como buen libro, dejó una huella imborrable en mí, sin embargo, esta entrevista me deja la curiosidad de volver a leer a Sábato, especialmente porque es ya una biografía que también debo leer. Su concepción del arte tiene un especial interés en mí dado que Sábato viene de ser un erudito en matemática pura; su cambio radical de las matemáticas hacia la literatura despertó por completo mi interés en él (nuevamente) y este video vale la pena verlo para saber a qué me refiero.
  • Qué estuve Escuchando: N/A. Con la llegada de Gabriel no aplica.
  • Qué estuve Leyendo: La Resistencia. Un pequeño ensayo de Sábato que me tocó releer después de ver la entrevista de esta VELA. Aclaro que este año no creo que haya objetivo de 54 libros por año así que voy a saltarme de un libro a otro como normalmente lo he hecho toda mi vida (faltando al principio del enfoque de este post, pero cuando se trata de libros es un hábito que controlo y lo que empiezo lo termino). Destaco del libro varias cosas entre ellas “…a medida que nos relacionamos de manera abstracta, más nos alejamos del corazón de las cosas y una indiferencia metafísica se adueña de nosotros mientras toman poder entidades sin sangre ni nombres propios”. Para mí esa frase tiene nombre y apellido.
  • Qué estuve Aprendiendo: N/A. Con la llegada de Gabriel esta semana fue para aprender nuevamente a chinear y atender bebés :).
Rodrigo Baccaro

Author: Rodrigo Baccaro

Hola soy Rodrigo Baccaro, Executive ACC Coach por la International Coach Federation. Acompaño a personas y a equipos de trabajo en procesos de Coaching que les permitan maximizar su rendimiento a través de maximizar su bienestar. Durante mas de 10 años he liderado Proyectos y Transformaciones en empresas de centro y sur américa dentro de los sectores Agro, Industria, Telecomunicaciones, Transporte y Energía que me han permitido tener una visión global de las empresas, sus procesos y el rol del liderazgo como fuente de resultados en el ambiente Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo en el que hoy navegan. Te interesaría tener un Coach? Contáctame y permíteme acompañarte en este proceso creativo y estimulante que te permita ser todo lo que deseas ser.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *